sábado, febrero 06, 2010

Diego, José y yo

No sabía quien era José Chavez Morado sólo que era Guanajuatense y autodidacta, igual que yo. Que lindo encontrarme a un artista de mi misma tierra, allá, en el otro lado, en ese viaje donde tenía clases en CU. No sabía que Dulce María nos llevaría a ese rincón para sentirnos orgullosos de nuestro coterráneo.
Con un mural, me llevó al recuerdo de lo bueno, de la inocencia, de la paz interior, de dar y recibir, de regreso de Quetzalcoatl y toda su carga cultural.
El significado de ser segundo de Diego Rivera, pero a la vez percatarme mediante su obra su complicidad invisible, hace que desarrolle una sonrisa en mi rostro.
¿Qué ha pasado con los arquitectos mexicanos que no hemos desarrollado las mismas habilidades que todos los artistas plásticos? ¿Por que no volver a traducir la escultura y arquitectura de nuestras raíces en formas contemporáneas? ¿Por que nos hemos limitado a copiar patrones de los grandes y de ello obtener ganancias?
Ojalá tuviera un mesenas para volver a que la Arquitectura Mexicana, vuelva a ser recipiente del arte.

3 comentarios:

Ardilla... dijo...

Yo tampoco lo conocía. Lo conozco pues...

jess dijo...

¿Morado es su segundo apellido? Mmm ya ví cuál es el conecte ahí!! :D

¿Ya conoces las tiendas ubicadas en la calle peatonal de Tlaquepaque?.... No tienes idea la manera en la que sus muebles o artesanías adoptan la cultura mexicana adaptándola a la época actual y dando como resultado, una pieza única y genuina!!

Tenemos que ir juntas amiga!!!

:D

Un abrazototote!

Heroína de Cartón dijo...

No Jess, aun no conozco la calle en Tlaquepaque! Tendremos que ir!
Si Ardilla, hay que conocer a los Guanajuatenses famosos :D